lunes, noviembre 19, 2007


"Es decir, a menudo, el internauta se lanza a devenir el hilo de ariadna que teje esta caótica red de referencias entrecruzadas que pone ante sí internet con la actitud misma de aquél flâneur que se zambullia en las galerías comerciales de aquel París postaurático de Walter Benjamin. La relación que se establece entre el internauta y la enorme mayoría de discos que se baja de internet es exactamente la misma que la del flâneur con cualquiera de los refinados objetos que admiraba a través de los escaparates de París para olvidarlos inmediantamente mientras continuaba con su paseo.
A falta de criterios técnicos, tenemos que permanecer atentos a los criterios tácticos para distinguir la realidad artística de la ordinaria. Es por esto que una audacia como esta no cabía esperarla muy lejos de donde ha tenido lugar.
Ahora que la era de la reproductibilidad técnica del arte es ya prehístoria..."

1 Comments:

Anonymous musicante said...

la relación del internauta con la música que se baja de internet es un signo más de la propia actitud del internauta en cuestión hacia esa música. a veces, se trata de poseer: "me he bajado toda la discografía de..." pero, ¿la escucha una sola vez completa? el placer de escuchar requiere un tiempo sedimentado, unas reescuchas, y en casos fetichistas como el mío, mirar y remirar ese objeto en peligro de extinción que es el disco, el CD, la obra...
bueno, enrique, he llegado. te leeré con frecuencia. abrazos

10:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home